domingo, 23 de noviembre de 2008

Venezuela, en el camino de las fotos rotas" - El Mundo, España

La política es, demasiado a menudo, el arte de traicionar los intereses reales y crear otros imaginarios

(Arturo Graf)



CULTURA



Venezuela, en el camino de las fotos rotas

Destrozaron las fotografías de su exposición en la Universidad Central de Venezuela, pero Nelson Garrido no se rindió y volvió a colgar en las paredes las piezas rotas con la huella del odio en las imágenes.

RAUL RIVERO





Trazos finales del rencor
En Caracas, esta semana, unos hombres entraron a una exposición de fotos del artista Nelson Garrido y la destruyeron. Rompieron varias piezas, robaron una -El atraco de la Virgen María y el Niño Jesús- y revolcaron con saña la sala vacía y oscura.
La muestra, 20 fotografías montadas en lona, se titula Exposición inédita sobre la violencia y está instalada en un local de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela (UCV).
El artista, nacido en la capital venezolana en 1952 y Premio Nacional de Artes Plásticas, recogió las fotos rotas y así, rasgadas y con la huella del odio sobre las imágenes, las ha vuelto a poner en la pared de la sala. En el sitio donde estaba la pieza que se llevaron puso una enorme equis roja dentro del marco.
Artistas y medios de comunicación recuerdan que poco después de producirse la apertura de la exhibición, la oficial Agencia Bolivariana de Noticias hizo circular una nota en la que se mencionaba un supuesto rechazo de la comunidad universitaria al trabajo del fotógrafo.
El profesor Nelson Méndez dijo que el despacho está escrito desde una perspectiva mental y un enfoque cultural claramente retrógrado. Con lenguaje descalificador y agresivo.
El experto hizo un llamado a comparar la adjetivación de la agencia gubernamental de Venezuela y lo que decían «los catálogos de las exposiciones de arte degenerado, organizadas en la Alemania nazi en la década de 1930 para denigrar el arte moderno, producto del complot judeo-masónico-bolchevique. También se pueden buscar similitudes con lo que el camarada Zhdanov pregonaba en la Unión Soviética contra los artistas sospechosos de no comulgar con la bazofia».
Garrido hizo sus estudios primarios en Francia, Italia y Chile. Luego estudió fotografía en París en el taller del maestro Carlos Cruz Díez, uno de los artistas cinéticos más importantes de Venezuela.
Esta es la primera exposición que realiza en su país, donde preside la ONG Espacios para la creación.
El fotógrafo dijo que la acción de esos individuos contra su muestra puede ser «el reflejo de lo que todo mi trabajo sobre la violencia quiere decir. Ellos le incorporaron un elemento más real, sin saberlo. Quizás este episodio dibuja a escala lo que está pasando en el país».
Garrido recordó que se trata «de una acción que no tiene cara, una acción anónima de intolerancia a la disidencia, al pensamiento plural».
«De esto a la quema de libros no hay nada», dijo el artista.
A veces uno tiene derecho a pensar que el tiempo pasa en vano. Que el fracaso es una mancha, como una quemadura de cigarro en la camisa que nos cubre en el ataúd. Mucha gente tiene todavía la certeza de que darle candela a un libro es lo mejor para convertir en humo las ideas o conceptos que contiene. Otros creen que si rompen unas fotos hacen desaparecen la realidad.

1 comentario:

María Eugenia Jaimes dijo...

Profe, acabo de leer que le rompieron unas obras en la UCV...

Acaso la gente no termina de entender que puedes romper mil imágenes y la realidad seguirá ahí, igualita?

Lamento tener updates tan tristes suyos. No le pare a eso, siga y no mire atrás! :)